Followers

domingo, 3 de julio de 2011

Del Amor al Odio Solo Hay Un Paso

Después de explicarles lo sucedido a todos lo demás, regrese a mi habitación para darme una duchar, me quite el vestido que estaba todo sucio y lo tire al suelo, pero justo antes de hacerlo mira las pequeñas manchas de sangre que había este, la verdad no entendía cómo era posible que pudiera herirme con una simple piedra, algo malo me estaba pasando y no sabía que era, me metí a la tina y no sé cuánto tiempo estuve ahí mirando mi mano que anteriormente se habría cortado, al estarla examinando no había ningún rastro de haber estado lastimada, mientras la veía otra vez vino a mi otro flash como los otros que había tenido últimamente, en esta estaba como en una habitación y había muchos cristales rotos en mi pies, mire mi mano y esta estaba sangrando, la mire aterrorizada al verla podía sentir como me ardía la herida, di un grito pero luego me tape la boca para que nadie me escuchara, luego la imagen se esfumo.


-¿Pero qué rayos me está pasando? -me dije a mi misma tratando de contener la lagrimas-¿Por qué cada vez veo eso se siente tan real?-me acurruque sollozando


-¿Violet te encuentras bien?- pregunto Eric al otro lado de la puerta.- Cariño llevas una hora ahí adentro ¿segura que todo está bien? - pregunto algo preocupado


-Si…yo...ya salgo en un minuto.- respondí saliendo de la tina y limpiando mis lágrimas.- Perdón por la demora, perdí la noción del tiempo mientras me bañaba, solo tardare unos minutos, me cambiare y luego iremos a nuestra cita.-me disculpe mientras secaba mi cabello luego note como él me miraba con los ojos realmente abiertos y la boca igual de abierta, luego me di cuenta de que solo traía puesta una toalla realmente chica, solo me llegaba un poco arriba de mis muslos y tapando por poco mi pecho, si la jalaba hacia algún lado estaba segura que dejaba al descubierto la otra parte.-Oh, dios creo que tome la toalla equivocada.- sentí como mis mejillas se calentaban


-Yo...emm…será mejor que me vaya para que te vista.- se dio la media vuelta rápidamente, por lo visto yo no era la única avergonzada, sonreí un poco al ver como Eric también se estaba sonrojando.- eh—sabes creo que mejor dejamos nuestra cita para otro día, con todo lo que ha pasado creo que será mejor.- explico un poco nervioso pero sin voltear a verme


-Si…..claro lo que digas.-suspire.- Eric antes de que te marches, ¿podrías venir en unos 10 minutos por favor? -le pedí


-Está bien.- cerró la puerta por lo que rápidamente tome unos jeans y una blusa negra, al terminar de vestirme regresó Eric, al entrar le pedí que se sentara conmigo a la cama.


-¿Qué es lo que ocurre violet? –pregunto


-Mira Eric, se que te va a sonar algo extraño, pero creo que deberíamos llevar nuestra relación a otro nivel.-


-¿A qué te refieres violet? –su boca curvo una media sonrisa algo confundido


-Creo que es hora de que me vaya a vivir contigo.-le dije tratando de sonar firme y segura.- mira sé que no lo entiendes pero mira, siento que últimamente les he estado causando muchos problemas y además creo que es bueno para nosotros tener un poco de privacidad.-


-Pienso que es muy buena idea violet.- su rostro claramente reflejaba que estaba encantado con la idea.- enserio me parece magnífico, mejor hay que decirles esto a los demás ahora.- tomo mi mano para que fuéramos a decirle a todos.


-Espera un momento.-lo jale para que se detuviera.- Eric, cuando dije lo de privacidad no me refería exactamente a ese tipo de “privacidad”, sino que quería decir que así no siempre nos van estar viendo cuando nos besemos o hablemos.- le explique para deja las cosas claras


-Oh…claro, te entiendo.- se veía algo decepcionado por lo que me sentí algo mal.


-Debes de entender que yo aun soy un poco anticuada y también se que todavía no estoy lista para hacerlo.- me mordí el labio inferior algo apenada


-Te entiendo Violet, y no te quiero obligar a hacer nada que tu no quieras, y si te vas a vivir conmigo tu tendrás tu propia habitación.- me beso tiernamente y me llevo hasta la sala done los demás se encontraban


(Una semana después)


Ya habían pasado una semana desde que me había mudado a la casa de Eric, esta no era tan grande a comparación a la de los cullen pero aun así tenia su encanto, ambas se parecían en su estructura moderna pero era totalmente diferentes en la decoración, mientras esme la arreglaba lo mas moderno posible, Eric y Valerie la mantenían casual y clásica. Al principio a la mayoría no les gusto mi idea de mudarme pero comprendieron que era mi forma de aceptar que pronto me casaría con Eric y viviría con el, no paso mucho tiempo para que Merliah me visitara, también me dio la dirección del hotel donde se estaba hospedando, al parecer se había dado cuenta de lo que me estaba pasando últimamente por lo que ese día decidí ir a la ciudad para ir a verla. Espere hasta que Eric se marchara al trabajo y Valerie a la escuela para poder ir, me di una rápida ducha y me puse un vestido rojo que me llegaba un poco arriba de la rodilla y una chaqueta gris, cuando estuve lista opte por correr hasta la ciudad ya que aun no superaba mi fobia de subirme a los autos, no me tomo mucho tiempo llegar hasta ahí, por alguna extraña razón me sentía muy bien, incluso un poco mas fuerte que de costumbre pero eso no me quitaba esas imágenes que me llegaban cada vez mas seguido y me confundían mas.


Creo que esta era la primera vez que caminaba por la ciudad yo sola, me sentía tan bien, ya que normalmente me la pasaba todo el tiempo encerrada en la casa, al estar caminando y viendo los edificios sentía como algunas personas se me quedaban mirando fijamente por lo que me hacían sentir un poco incomoda, así que deje de esta viendo por las vitrinas y mejor busque el hotel, cuando estuve parada frente a este me quede asombrada del tamaño que este tenia.


-¿Acaso no se pudieron conseguir uno mas lujoso? -pensé al ver el lujoso hotel.- Vampiros y sus gustos exagerados.- suspire y entre, fui directamente al elevador ya que Merliah me había dado el número de su habitación por lo que no me detuve a preguntar en la recepción, entre y oprime el botón del 12 piso, ¿acaso no se podrían haber escogido una habitación en un piso mas abajo?, por lo visto no; esperando hasta que este llegara a su destino me puse a pensar en lo que le diría cuando me viera, sabia que no debía confiar demasiado en ella pero me decía que debía hacerlo, ni si quiera podía creer que confiara mas en ella que en mi familia, cuando al fin llegue hasta el piso 12, mire el pequeño papel donde venia escrito el numero de la habitación, cuando al fin la encontré me sentía muy nerviosa, respire hondo y toque la puerta, como nadie la habría volví a tocarla, espere unos 30 segundo cuando por fon la abrieron y para mi sorpresa y desgracia el que lo había hecho era Tristán, solo que eso no era lo peor sino que por lo visto lo había interrumpido en su ducha ya que solo estaba envuelto en una tolla la parte inferior de su cuerpo, lo que dejaba ver claramente a la vista su musculoso cuerpo que aun estaba mojado, sentí como me ponía realmente roja, el tambien se veía algo sorprendido al verme.


-¿Qué estás haciendo aquí cabeza de zanahoria?- pregunto recargándose sobre la puerta


-Yo…eh…será mejor que me vaya.- me voltee algo avergonzada pero él me detuvo tomando mi brazo


-Espere un momento, no me digas que te vas solo porque estoy medio desnudo.- me miro formando una amplia sonrisa


-No es por eso.-dije rápidamente pero sin voltear a verlo.- vine a ver a Merliah pero creo que no está, así que mejor me marcho.


-Tienes razón ella no está pero si quiere puedes esperarla.- se hizo un lado para abrir un poco más la puerta.- tranquila rojita no te voy a hacer nada malo….bueno no te hare algo que no quieras.-


No sabía qué hacer, una parte de mí me decía que me marchara rápidamente de ahí pero otra parte me decía que me quedara para así poder hablar con Merliah:- Esta bien me quedare a esperarla solo un momento.- entre a la habitación tratando de no pasar tan cerca de el. Me senté en una silla que se encontraba casi a la entrada, me sentía tan nerviosa que no sabía por dónde ver así que me limite a mirar hacia el suelo.


-¿De qué quiere hablar con ella? - pregunto acercándose con los brazos cruzados


-Eso a ti no te interesa.-le respondí aun mirando al suelo.- ¡Por dios ¿te podrías poner algo de ropa?!- me mordí el labio inferior realmente nerviosa


-¡Oh vamos! Como si nunca en tu vida hubieras visto a un hombre en la vida a un hombre medio desnudo.- se acerco poniendo su mano sobre mi hombro lo cual hizo que se me erizara la piel


-…….- no respondí solo me levanto rápidamente de la silla para alejarme de el


-No lo ´puedo creer, ¿en verdad nunca lo has hecho?- arqueo la ceja sorprendido.- ¿ni si siquiera has intimado con tu prometido? - pregunto aun más curioso


-¡Eso no es de tu maldita incumbencia!- le reclame muy molesta y poniendo mal colorada.- será mejo que me marche de aquí ¿Por qué eres tan idiota?- me comencé a dirigir a la puerta pero él me detuvo tomando de nuevo mi brazo ¿acaso le gustaba tanto el moléstame y detenerme para burlarse más?


-Lo siento… no fue mi intención.- se disculpo y al mirarlo se veía realmente apenado lo cual me extraño


-Está bien.- me limite a decirle


-Me voy a cambiar ahora, y espero que no te hayas marchado cuando regrese, recuerda que nuestra platica quedo pendiente.- se separo de mi y camino hacia un cuarto y cerró la puerta, ahí me acorde de nuestra “pequeña platica” que prácticamente se iba a convertir a un beso si no hubiera sido por la oportuna aparición de Eric, al estar pensando en eso volví a sonrojarme, aunque trate de calmarme.


Me acerque a la ventana para observar a los humanos que pasaban, se veían tan pequeño y normales, si ellos supieran lo que yo daría por ser como ellos, al estarlos viendo note por el reflejo del vidrio que Tristán me estaba observando sentado, ¿Cuánto tiempo llevaba ahí viéndome? ¿Cómo fue que no lo escuche?


-Bueno ya estoy listo, así que hay que hablar, por favor siéntate rojita.- me indico la silla que estaba al lado de él; me senté tratando de mantener la distancia necesaria.


-¿Por qué me asegurabas que no recordabas nada de lo que paso esa mañana en el bosque? - pregunto seriamente


-Porque era la verdad, yo no recuerdo nada.-conteste tratando de sonar calmada


-¿Cómo es posible que no vas a recordar nada de cómo te alimentaste? –volvió a preguntar mirándome detenidamente con sus enorme y penetrantes ojos dorados que lo hacían ver menos peligroso a comparación de la primera vez que lo vi


-Es en cerio, no lo recuerdo, por eso quería hablar con Merliah, ni siquiera les he dicho algo al respecto a mi familia y a mi prometido.- me sentía realmente mal el ocultarle estas cosas a los demás


-Entonces es en ella en quien mas confías.-comento sin quitarme la vista


-Creo que sí, bueno aunque no sé porque te lo estoy contando a ti.- reí sin ganas.- siento que cada día me estoy volviendo loca, y siempre que les quiero contar a mi familia algo me dice que se preocuparan o me tomaran como una amenaza.-me comencé a desahogar casi sollozando frente a ese idiota y no sabía el por que


-Es normal que te sientas de esa manera, ocultando tantas cosas a tu familia y parecer que todo está bien cuando no lo está, siempre destruye a la persona que guarda eso secretos.-


-Yo...Solo quiero una vida normal, quisiera ser como esos humanos que no tienen que preocuparse por beber sangre para seguir con vida, ser presas de una maldición que los haga poderos hasta el punto de perder la cabeza.- decía ya casi llorando, me maldije al estarlo haciendo frente a ese tipo que ni siquiera lo conocía bien e había insultado a mi familia.


-No tienes que sentirte mal por ser diferente, hay peores cosas en la vida que uno no podría afrontar y muy pocos pueden hacerlo….y tu eres una de esa personas.-dijo pasando su mano delicadamente sobre mi mejilla para quitarme alguna lagrimas, otra vez el estaba cerca de mí como aquel día en el bosque, no podía descifrar su mirada ¿era pena, compasión o ternura? No lo sabía pero sabía que todavía su rostro me era familiar.

-Creo que será mejor que me marche.- me levante de la silla algo confundida


-Si, al parecer Merliah no regresara pronto.- se paró de la silla también y adoptando la misma actitud de siempre.- será mejor que te marches pecas ya que voy a salir a pasear con una chica y ya me interrumpiste cuando estaba a punto de arreglarme.-


-Ya veo.-me sentía realmente tonta al haberle dicho como me sentía al respecto, era claro que lo que me pasaba no le importaba para nada.- perdón por haberte quitado parte de tu valioso tiempo.- fui hacia la puerta molesta conmigo misma


-Descuida pecas, soy un experto en problemas de mujeres ya que ella son mi especialidad en todos los sentidos.- sonrió guiñándome el ojo


-¿Por qué siempre me llamas por apodos y nunca por mi nombre?- me gire para preguntarle, estaba cansada de que nunca me decía por mi nombre


-Es un secreto que no pienso revelarte, además me gusta ver tu rostro cuando te digo uno, te vez muy linda cuando te ves molesta y confundida a la vez.- comento sonriendo pero luego se puso serio como si se hubiera dado cuenta de algo.- ya vete que me tengo que arreglar o.. ¿es que acaso me quieres ver desnudo rojita?.- insinuó acercándose lentamente


-Adiós tarado.- abrí rápidamente la puerta y me despedí, era realmente increíble como ese idiota se me estaba insinuando


Camine hacia el ascensor y apreté varias veces para que llegara este rápido, solo quería irme de ahí, no entendí como me atrevía a ir a ese lugar y hable con ese estúpido, me sentí aliviada cuando me metí al ascensor y este cerró las puertas, me recargue sobre este algo cansada solo quería llegar a la casa, mientras pensaba en lo que le iba hacer de cenar a Eric vino a mi otro flash, este un tipo algo parecido a Tristán y sumamente apuesto que me sonreía tiernamente lo que hizo que mi corazón latiera fuertemente pero luego sintiera una gran punzada, pero tan pronto como llego esa imagen se esfumo lo que provoco que me tambaleara un poco y pusiera mi mano sobre la pared para mantener el equilibrio.


-¿Qué me está pasando? - dije casi sin aliento y todavía pensando en ese hombre que se me hacia algo familiar.-¿quien es el?

3 mordeduras:

Anónimo dijo...

HOLA CHICA

DIOS EL CAP ESTA GENIAL, ESTOY LOCA POR QUE SE ACUERDE DE DEMIAN, DIOS QUE PASARA CANDO ESTO PASE. ESPERO QUE VIOLET NO SE ENAMORE DE TRISTAN, YA QUE ESTO SERIA EL COLMO.

POR FAVOR PUBLICA PRONTO YA ESTOY LOCA POR SABER ALGO DE DEMIAN, SABER COMO LA ESTA PASANDO, SI SE ACUERDA DE VIOLET O SIENTE ALGO POR ELLA.

BIEN ESPERO PUBLIQUES PRONTO, BESOS Y SALUDOS TE QUIERE

CATHERINE

Anónimo dijo...

impresiionante esperaba cn ansias q siguieras te felicito la verdad perfecto ahora sigo cn intriga haha espero proontis el otro cap...

bess :D SHANY!!!

Anónimo dijo...

esta muy buena la historia felicidades, es una historia muy linda la que estas escribiendoo, me gustaria mucho leer el final de esta historia la verdad esta muy buena y interesante, esta como entre la melancolia y la lucides entre el amor y la locura de verdad me gusta muchisimo... bye besos desde este lado de pc.. y felicidades de nuevo por tu historia bye...

se despida ana o mejor la casa talentos bye....

Publicar un comentario en la entrada